Banner

CostaChica.com.mx

La Web de los costachiquenses

MP3 variado

  • Chilenas V2
  • - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
  • - GRUPOS MUSICALES
  • - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
  • La Luz Roja
  • de San Marcos
  • - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
  • 12 Éxitos de Oro

¿Quién está en línea?

Tenemos 5 invitados conectado(s)

Estaciones de Radio por internet

¡Gracias! por participar en las encuestas.
Música de Costa Chica

LA CHILENA

La chilena es, tal vez, el género musical distintivo de toda la Costa Chica, la región costera que se extiende desde el sur de Acapulco en Guerrero, hasta Huatulco en Oaxaca y se practica tanto por grupos mestizos como indígenas. Como su nombre lo indica tiene su origen en Chile y, más exactamente, en la cueca chilena.

A mediados del siglo XIX, el redescubrimiento de los yacimientos auríferos en California provocó la llamada "fiebre de oro". Aventureros en busca de fortuna se desplazaron hacia esas tierras y así mineros chilenos salieron de su patria en barcos que navegaban hacia el norte. Escala obligatoria de esos barcos lo fue el puerto de Acapulco donde bajaban los marinos con sus cantos y sus bailes y probablemente en esa forma, la chilena -el baile que mejor resumía el sentimiento popular patriótico de Chile independiente- se introdujo en México. En tierras mexicanas la chilena se desarrolla de manera distinta de su modelo original hasta convertirse en una de las variantes del son mexicano; con el que comparte ciertos rasgos musicales y coreográficos: es baile de parejas y con frecuencia se baila zapateando sobre una tarima.

El baile de la chilena

Coreográficamente este baile recuerda el cortejo del gallo a la gallina como sugiere su nombre original, cueca, que es derivación de la palabra clueca. El hombre y la mujer llevan en la mano un pañuelo que representa, posiblemente, la cresta o las plumas de la cola de dichas aves.

En la región de Ometepec y Cuajinicuilapa, Guerrero, la tarima es la artesa llamada también canoa, pues al igual que ésta se construye de un tronco grande y de una sola pieza. La artesa o canoa se coloca boca abajo sobre unos palos que la levantan unos centímetros del suelo y sobre ella bailan las parejas, una cada vez.

Durante el baile los bailarines mantienen inmóviles el torso y la cabeza en tanto los pies bordan los pasos. En Cierto momento la pareja se acerca tanto que casi se toca con los, labios; de pronto, con un movimiento evasivo giran y se colocan espalda con espalda para después volver, bailando, a quedar frente a frente.

LA COPLA DE LA CHILENA

El tema mas frecuente de la copla de la chilena es, como en el son, el amor y las mujeres a las que canta con naturalidad, franqueza y humor. En ocasiones las letras de la chilena describen las bellezas naturales de la costa o del pueblo natal.

La inmensa mayoría de las coplas son cuartetas octosílabas con asonancia entre la segunda y cuarta líneas. Esta forma permite acomodar cualquier verso a cualquier melodía del repertorio.

Es probable que, antiguamente, muchas melodías de chilena carecieran de letra propia y el músico tuviera que improvisarlas. A veces y para dar mayor animación a la fiesta dos copleros reconocidos entablaban un desafío para ver quien tenía un mayor repertorio, y así, uno de, ellos entonaba un verso que era contestado enseguida por su contrincante. Este "concurso" terminaba cuando alguno de los copleros agotaba su memoria e inventiva. Un buen coplero, según se estima, debe saber, por lo menos, alrededor de mil copias y también acomodarlas a las situaciones que se presenten durante su canto.

En la actualidad la letra de la chilena se canta generalmente en primera persona y es un canto masculino aún cuando lo interprete una mujer. Los textos se refieren con frecuencia a los "hombres bravos" de la "costa brava" (que así se le llama también a la región de la Costa Chica), a los que "saben cómo se matan" según apunta la letra de la chilena "Ya te he dicho".

En los textos abunda la picardía, una picardía fresca y humorística que sin embargo refleja un ambiente de cantina, de parranda y de violencia, violencia que es parte de la vida cotidiana en esa región desde hace ya muchos años.

LA CHILENA COMO FORMA MUSICAL

La chilena como todo el son mexicano es una forma donde se alternan versos con estribillos. El estribillo puede ser un verso o una frase fijos, o bien una repetición de frases del verso anterior o del posterior. Frecuentemente se utilizan en el exclamaciones como "ayrayray" o "tirananay". En ocasiones el estribillo es solo interpretado por los instrumentos.

La chilena tiene una introducción instrumental que, a veces, alterna con los versos y estribillos y con frecuencia es simplemente la música de un verso interpretada por un violín o una guitarra requinteada. Esta parte también sirve de descanso a los cantantes.

Cuando se cantan las coplas, los instrumentos que llevan la melodía en los intermedios de la chilena, permanecen callados o asumen un papel de simple acompañamiento, como ocurre también en la mayoría de los sones. La chilena se caracteriza porque termina con uno o más versos de despedida.

El violín, una jarana chica de cinco órdenes (casi siempre de cinco cuerdas, aunque puede ser de ocho o diez), y un arpa constituían el conjunto tradicional de instrumentos de cuerda para acompañar la chilena.

Actualmente los grupos indígenas de la zona conservan el violín y la jarana del conjunto original. Esos instrumentos se fabricaban en la Sierra de Coicoyán hasta hace unos quince o veinte Años y se solían vender en las ferias locales, durante la época de secas de invierno y primavera. En cambio el arpa ya no se toca; sin embargo se encuentran en la región muchos ancianos que recuerdan su uso, pues fue muy popular a fines del siglo pasado. Además, como la grabación de "La viborita del mar" fue hecha en 1963, en ella es posible escuchar a uno de los dos únicos intérpretes de arpa que existían en la Costa Chica en aquellos años.

Además de los instrumentos de cuerda, uno de percusión formaba parte del conjunto tradicional Este podía ser la caja de resonancia del arpa, tocada por un músico acuclillado que suena con una mano la tapa de la caja y con otra la orilla, o bien consistía en una caja de madera o en una tabla grande y maciza colocada sobre un hueco en el suelo que se tañían con la palma de la mano y con un palo. El tamboreo se encuentra aún en algunas interpretaciones de chilenas; por ejemplo en este disco se escucha en la grabación de un grupo mestizo: "La viborita del mar" y en la de un grupo indígena: "Mariquita mía".

Frecuentemente, en las fiestas de los grupos indígenas -por ejemplo en las bodas, cuando los padrinos peinan el cabello de la novia- la chilena se interpreta s6lo por un violín acompañado del tamboreo de un cajón.

El uso del tamboreo en la música y del pañuelo en la danza son, probablemente, los únicos elementos andinos que sobreviven en la chilena mexicana y que la distinguen del son.

Actualmente, para acompañar el canto los instrumentos originales han sido reemplazados, en casi todas partes, por la guitarra sexta moderna y por un requinto afinado al quinto traste de la guitarra. Estos no son fabricados localmente sino que provienen de la ciudad de México, vía Acapulco.

LA CHILENA QUE SE BAILA CON ORQUESTA

Para bailar la chilena se utiliza, en cambio, una orquesta que consta de clarinetes, saxofones, trombones, contrabajo y batería (tambora, tambor de tipo militar y platillos). Los instrumentos, sobre todo en pequeñas y aisladas localidades, son propiedad del municipio; en cambio en pueblos mayores o de mejor condición económica, suelen pertenecer a particulares. Los instrumentos de propiedad colectiva son con frecuencia de adquisición antigua, de mediados del siglo XIX, y de fabricación francesa.

Cuando la chilena se interpreta con orquesta invariablemente la sigue un son. Esta ritmo mas enérgico que la chilena es en realidad un zapateado y así se baila de principio a fin; en cambio en la chilena, las parejas zapatean sólo cuando se hallan frente a frente.

"María Palitos" seguida del son ejemplifica esta forma. Como se advertirá todos los instrumentos de viento siguen la melodía en tanto que la batería marca el comienzo de la chilena o los cambios de evolución en el baile. El son -que sigue a la chilena recuerda la fuga con que suelen terminar muchas piezas andinas pues en ambos casos se trata de una parte ejecutada en ritmo redoblado que se baila zapateando. Esta sección rápida no se da en el son de otras regiones de México.

EL CORRIDO Y EL JARABE

Ambos géneros tienen en común su relación con movimientos políticos y militares, si bien de diversas épocas. El jarabe fue la música, canto y danza de los insurgentes independientes, mientras que el corrido acompañaba los revolucionarios de principio de siglo, en sus diferentes andanzas.

EL CORRIDO

El corrido se encuentra en pleno apogeo en la Costa Chica, y acaso sea aqui donde su tradición se halle más viva y donde tenga más acogida. Su temática actual ya no tiene que ver con revoluciones; ahora alude, sobre todo, a pistoleros y "braveros"; aunque, excepcionalmente, trata de sucesos extraordinarios como terremotos, choques de trenes, y niños que "nacen hablando". Su acompañamiento recuerda a la polca o al vals, y es tocado por una o más guitarras. También hay que añadir que hay "copleros" que lo mantienen como especialidad.

EL JARABE

El jarabe se encuentra por toda la Costa Chica, aunque no se toca con frecuencia; de él derivan un número considerable de danzas regionales tales como La Paloma, El Panadero y Los Monos. Estas danzas que se interpretan más a menudo que el jarabe son secciones del mismo que se han convertido en piezas aparte.

 
Joomla 1.5 Templates by Joomlashack